Economía On-Demand: Revolución del comportamiento del consumidor


La Economía “On-Demand” se define como la actividad económica creada por empresas tecnológicas que satisfacen la demanda de los consumidores, a través del aprovisionamiento inmediato de bienes y servicios. La oferta se maneja a través de una eficiente e intuitiva malla digital superpuesta a las redes de infraestructura existentes.

Esta economía está revolucionando el comportamiento comercial en las ciudades de todo el mundo. El número de empresas, las categorías representadas y el crecimiento de la industria se están expandiendo a un ritmo acelerado. Los negocios en esta nueva economía representan la manifestación de años de innovación tecnológica y una evolución en el comportamiento del consumidor.

Muchos se preguntan: ¿Es esto una burbuja? ¿Es esta una tendencia a corto plazo? ¿Este hiper-crecimiento que estamos viendo va a disminuir pronto? Pues, la respuesta es NO.

Los nuevos modelos “On-Demand” han abierto la puerta al cumplimiento en tiempo real de bienes y servicios, que los consumidores han adoptado con una frecuencia que no tiene precedentes.

Las empresas de tecnología de rápido movimiento que compiten en este ámbito han desarrollado nuevos modelos que están transformando las industrias que históricamente han sido lentos a innovar. Las industrias del transporte terrestre, de la tienda de comestibles y de la restauración son excelentes ejemplos de categorías de hiper-crecimiento en el mundo de la demanda, crecimiento que es en gran parte resultado de la aplicación de nuevas tecnologías además de la infraestructura existente.

Los orígenes de este tipo de economía están estrechamente vinculados a la Gran Recesión en 2008, ya que muchas empresas como TaskRabbit, Uber y Airbnb buscaron formas alternativas para que la gente pueda llegar a fin de mes en un momento en que encontrar un trabajo a tiempo completo era extremadamente difícil. A medida que la recuperación económica (sin empleo) continuó en los años siguientes, la mano de obra se dio cuenta colectivamente de que los horarios flexibles y la diversidad de conjuntos de habilidades eran algunos de los muchos beneficios proporcionados por la economía compartida. Las empresas también disfrutaron de los beneficios de este nuevo modelo, ya que fueron capaces de contratar talento en períodos cortos, según fuera necesario, mientras trataban de sobrellevar la recuperación económica.

La situación mejoró cuando se firmó la Ley de Empleo en el 2012; los dólares de capital de riesgo comenzaron a fluir rápidamente hacia el floreciente sector de la demanda.

Los nuevos negocios “On-Demand” tienen una tecnología de apalancamiento más exitosa utilizando la infraestructura existente. Semil Shah, un Venture Capitalist, compartió: “Cada semana, un nuevo servicio parece que agrupa y organiza mano de obra independiente (aquellos con exceso de tiempo) para ayudar a aquellos que tienen dinero pero no tiempo”.

La economía “On-Demand” está aquí para quedarse. Representará el cambio más rápido y más significativo en el gasto desde la aparición del comercio del Internet. Jeff Bezos, CEO de Amazon, afirma que “sigue siendo el Día 1” para el comercio electrónico — y la economía a la carta representa la aplicación más sofisticada de “comercio electrónico” vista hasta la fecha.

En 2017, la economía “On-Demand” parecerá diferente de lo que era hace pocos años. Varios aspectos de la actual economía mundial, desde la política estadounidense hasta la industria manufacturera, podrían contribuir a una desaceleración de la financiación de capital de riesgo y quizás incluso a la economía en general.

Dada la incertidumbre económica que se avecina y las crecientes presiones competitivas, las empresas de todo el mundo buscan encontrarán una fuerza de trabajo que puede ser utilizada para acceder a los mejores talentos en una economía favorable.

Para la fuerza de trabajo independiente, la flexibilidad para trabajar en sus propios términos se convertirá cada vez más en un alejamiento del empleo tradicional. A medida que el futuro de la economía “On-Demand” madure desde el modelo de demanda hasta una economía basada en el ‘freelance’, entender cómo capitalizar este conjunto masivo y flexible de recursos será una ventaja competitiva para las empresas que buscan salir adelante.

Esta nueva industria, y su capacidad de satisfacer a los consumidores la creciente demanda de simplicidad, eficiencia y conveniencia es hoy una novedad. Mañana, será la expectativa. La tecnología móvil, los controles remotos que usamos para navegar en nuestra vida diaria, son motores de transacción que nunca salen de nuestro bolsillo.

Nunca antes los consumidores tenían esta forma sencilla de realizar transacciones, y nunca antes las empresas estaban equipadas para satisfacer esta creciente demanda.

Como Ev Williams, Twitter co-founder dijo :

“The internet makes human desires more easily attainable. In other words, it offers convenience. Convenience on the internet is basically achieved by two things: speed, and cognitive ease. If you study what the really big things on the internet are, you realize they are masters at making things fast and not making people think.”